Rinoplastia

La rinoplastia es la cirugía que modifica la forma de la nariz. Si además se corrige la posición y forma del tabique nasal, se denomina rinoseptoplastia.

Captura de pantalla 2019-11-23 a las 18.17.43

Es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentemente realizados en cirugía plástica. La rinoplastia puede cambiar la forma del dorso o de la punta, disminuir o aumentar el tamaño de la nariz, estrechar los orificios nasales o modificar el ángulo entre la nariz y el labio superior. Es posible también corregir los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios.

¿En qué casos está indicada la cirugía?

Los candidatos ideales son aquellas personas que buscan una mejoría en su apariencia con expectativas realistas. Es, por supuesto, imprescindible pasar unos exámenes preparatorios para comprobar un buen estado general de salud.

La cirugía

En MRS Cirugía Plástica la rinoplastia la realizamos siempre en quirófano en un Hospital porque priorizamos la seguridad del paciente. Normalmente, se permanece en el hospital la noche tras la cirugía, dándose el alta al día siguiente.

Dependiendo de la complejidad de la cirugía, puede realizarse bajo anestesia local más sedación, o lo que es más frecuente, con anestesia general. Si se realiza con anestesia local y sedación, el paciente no siente molestias y está relajado durante la cirugía, mientras que con anestesia general el paciente está dormido durante la operación.

Una rinoplastia suele durar entre 1 y 2 horas, aunque en casos complejos puede llevar más tiempo.  Se puede realizar mediante una pequeña incisión en la piel (rinoplastia abierta) o mediante incisiones dentro de los orificios nasales (rinoplastia cerrada). La cicatriz, en el caso de la rinoplastia abierta, queda en la columnela nasal y es prácticamente imperceptible a las 2 semanas tras la cirugía. Durante la cirugía, la piel de la nariz se separa de su soporte, compuesto por hueso y cartílago, que es esculpido con la forma deseada. Finalmente la piel es redistribuida sobre este nuevo soporte.

Cuando se completa la cirugía, se coloca una escayola de yeso que ayudará a mantener la nueva forma de la nariz. También se colocan tapones nasales en ambos orificios para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal que retiramos en aproximadamente 24-48 horas.

Recuperación

La rinoplastia no es una cirugía con un postoperatorio doloroso. Tras la cirugía, y sobre todo, durante las primeras 24 horas, se puede inflamar la cara, pueden aparecer pequeños hematomas bajo los ojos y puede haber molestias en la nariz y dolor de cabeza que ceden sin problema con medicación.

Aplicando gasas frías y durmiendo con la cabeza un poco elevada (un par de almohadas) disminuirá la inflamación y los hematomas, que desaparecerán aproximadamente en 7-10 días. Es normal que durante los primeros días se produzca un ligero sangrado por la nariz. Los tapones se retiran en 1 ó 2 días y a la semana de la cirugía se retirará la escayola y los puntos de piel si la rinoplastia fue abierta.

La mayoría de los pacientes que se someten a una rinoplastia se encuentran bien en 2 días, pudiendo volver a su actividad normal en una semana aproximadamente. Sin embargo, se deben tener ciertas precauciones: evitar actividades física intensa durante 2 a 3 semanas, evitar golpes en la nariz y evitar tomar el sol durante 8 semanas. No hay problema en la utilización de lentillas, sin embargo, hay que esperar unas 4 semanas para utilizar gafas.

Riesgos

En MRS Cirugía Plástica contamos con Cirujanas Plásticas cualificadas por lo que las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. No obstante, siempre existen posibilidades de complicaciones, como infección, sangrado por la nariz o reacciones a la anestesia. Se pueden minimizar los riesgos siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones tanto antes como después de la cirugía.  No hay problemas relacionados con las cicatrices, ya que las incisiones están en el interior de la nariz; incluso en la rinoplastia abierta la cicatriz es imperceptible. Aproximadamente, en 1 de cada 10 casos es preciso realizar una revisión quirúrgica para corregir defectos menores. Esos casos son impredecibles y ocurren incluso a los pacientes de los cirujanos plásticos con más experiencia.

Resultados

Nuestro objetivo con la rinoplastia es que la “nueva” nariz no llame la atención y se integre perfectamente en la cara, produciendo un conjunto armónico y agradable, es decir, que no se detecte que ha sido intervenida.

Día a día, según va disminuyendo la inflamación, el aspecto mejora y en 10-15 días, nadie notará que te has realizado una cirugía. La mejoría es progresiva y gradual, aunque un mínimo hinchazón puede mantenerse, sobre todo en la punta, durante unos meses. El resultado definitivo se empieza a ver a los 2 meses y el definitivo en 1 año aproximadamente.

rinoplastia web-01.png

plantilla-pide-cita-web-01