Blefaroplastia

La cirugía de los párpados se conoce como blefaroplastia. Puede corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores, características que hacen que parezcamos más cansados y mayores de lo que somos y qué, en algunos casos, pueden producir problemas de visión.

befaroplastia

Sin embargo, la blefaroplastia no elimina las “patas de gallo” u otras arrugas ni la caída de las cejas existiendo otros tratamientos para estos problemas que se pueden combinar con esta cirugía.

¿En qué casos está indicada la cirugía?

Los candidatos ideales son aquellas personas que buscan una mejoría en su apariencia con expectativas realistas. Es, por supuesto, imprescindible pasar unos exámenes preparatorios para comprobar un buen estado general de salud.

Generalmente los pacientes tienen 35 años ó más, pero en algunos casos con tendencia familiar a tener bolsas, los pacientes son más jóvenes.

Existen algunas condiciones médicas que pueden hacer que existan más riegos al realizarse una blefaroplastia, como son los problemas de tiroides, el ojo seco,la presión arterial alta, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. El glaucoma y el desprendimiento de retina también pueden suponer un riesgo; en determinados casos, puede ser necesaria una revisión oftalmológica previa a la blefaroplastia.

La cirugía

En MRS Cirugía Plástica la blefaroplastia completa la realizamos siempre en quirófano en un Hospital porque priorizamos la seguridad del paciente. Normalmente, se permanece en el hospital la noche tras la cirugía, dándose el alta al día siguiente.

Dependiendo de la complejidad de la cirugía, puede realizarse bajo anestesia local más sedación o con anestesia general. Si se realiza con anestesia local y sedación, el paciente no siente molestias y está relajado durante la cirugía, mientras que con anestesia general el paciente está dormido durante la operación.

La blefaroplasia se puede realizar en los párpados superiores exclusivamente o en combinación con los inferiores dependiendo de cada caso.

La blefaroplastia superior trata la caída y el exceso de piel y grasa de los párpados superiores. Durante la cirugía se retira la piel excedente del párpado superior y, si es necesario, se extirpa una parte de las bolsas de grasa.  Éstas no se extirpan completamente porque al envejecer perdemos grasa facial y si extirpamos completamente las bolsas puede dar aspecto de ojo hundido. La cicatriz queda oculta con los ojos abiertos y es prácticamente imperceptible al cabo de los 10-14 días. Si se realiza únicamente esta intervención, puede realizarse con anestesia local y marcharse al domicilio a las pocas horas de la misma.

En la blefaroplastia inferior tratamos fundamentalmente las bolsas del párpado inferior.  Con el envejecimiento, el tabique que sostiene estas bolsas en su posición adecuada va cediendo haciendo que las bolsas salgan hacia fuera y provocando el antiestético abultamiento en la zona de la ojera. La forma de corregirlas es retirando parte de la bolsa y posicionando de nuevo la restante. Esto nos permite eliminar el abultamiento y evitar que a la larga tengamos un ojo hundido.    La cicatriz puede ir en la línea de las pestañas siendo prácticamente invisible o puede accederse por la conjuntiva (parte interna del párpado) y en este caso no hay cicatriz externa. Esta cirugía suele combinarse con la cantopexia que tensa el párpado inferior dado un aspecto almendrado al ojo y por tanto más joven.  En caso de realizarse esta intervención combinada con la anterior, la cirugía suele durar aproximadamente dos horas, se realiza con anestesia general frecuentemente o con local y sedación y habitualmente requiere ingreso de 24 horas.

En ocasiones también combinamos esta cirugía con el lipofilling (injerto graso) en el surco nasoyugal para corregirlo. El surco nasoyugal es el surco que va apareciendo con el envejecimiento desde la parte más interna del ojo (canto interno) hacia la mejilla  y nos da aspecto de cansados o “mala cara”.

Recuperación

La blefaroplastia no es una cirugía con un postoperatorio doloroso. Tras la cirugía, y sobre todo, durante las primeras 24 horas, se pueden inflamar los párpados y pueden aparecer pequeños hematomas. Puede haber molestias en los párpados que ceden sin problema con medicación.

Aplicando gasas frías y durmiendo con la cabeza un poco elevada (un par de almohadas) disminuirá la inflamación y los hematomas, que desaparecerán aproximadamente en 7-10 días. Es normal que durante los primeros días tengas más sensibilidad a la luz y los ojos lagrimeen más. Los puntos se retiran a los 5-7 días de la cirugía.

La mayoría de los pacientes que se someten a una blefaroplastia pueden volver a su actividad normal aproximadamente a la semana de la intervención. Se debe mantener un reposo relativo de 3 a 5 días después de la cirugía y evitar actividades fuertes 3 semanas. Se aconseja el uso de gafas de sol en el exterior durante el primer mes. Las lentillas no podrán utilizarse hasta las 2 semanas pero sí las gafas si las necesita.

Riesgos

En MRS Cirugía Plástica contamos con Cirujanas Plásticas cualificadas por lo que las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. No obstante, siempre existen posibilidades de complicaciones, como infección o reacciones a la anestesia. Se pueden minimizar los riesgos siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones tanto antes como después de la cirugía. 

Las complicaciones menores que pueden aparecer tras una blefaroplastia incluyen la visión borrosa durante unos días, inflamación temporal de los párpados y asimetrías leves en la cicatrización. Tras la cirugía puede aparecer dificultad para cerrar completamente los párpados durante el sueño, suele ser transitorio y en raros casos necesitará reintervención.

Resultados

Nuestro objetivo con la blefaroplastia es devolver una mirada más joven con un aspecto descansado. El resultado es muy satisfactorio y duradero ya que las bolsas no suelen reaparecer y las cicatrices son casi invisibles.

BLEFAROPLASTIA WEB-01